UNA MUJER TIENE UN RÉCORD MUNDIAL AL TENER 38 HIJOS CUANDO SOLO TIENE 37 AÑOS

Loading...

Puede haber muchas cosas que te sorprendan en este mundo. Como esta impresionante historia de esta mujer de Uganda, que ha hecho un récord mundial al tener seis pares de gemelos, cuatro trillizos, tres cuatrillizos y múltiples partos únicos, ¡con un total de 38 hijos!

Nabatanzi, de 37 años, tiene 10 hijas y 28 hijos, que tienen desde cuatro meses a veintitrés años. Nabatanzi se casó a los 12 años de edad con un hombre de 40 años. La mujer todavía puede recordar cómo la engañaron para que se casara sin su consentimiento.

“No sabía que me estaban casando. La gente volvió a casa y trajo cosas para mi padre. Cuando llegó el momento de irse, pensé que estaba escoltando a mi tía, pero cuando llegué allí, me entregó al hombre”, le dijo Nabatanzi a Vanguard.

En 1994, un año después de casarse, Nabatanzi dio a luz a gemelos. Una niña de 13 años que da a luz gemelos es seguramente algo poco común en otros países, pero no en Uganda. Nacimientos múltiples como estos son hereditarios en su familia, ella lo había vivido en su historia familiar.

“Mi padre dio a luz a 45 hijos con diferentes mujeres y todos nacieron en partos múltiples: quíntuples, cuatrillizos, gemelos y trillizos”, dijo la mujer, a la que otros aldeanos llaman Nalongo Muzaala Bana, “la madre gemela que produce cuatrillizos”.

Loading...

Nabatanzi tenía 23 años de edad y ya tenía 25 bebés, ¡lo que fue bastante abrumador para ella! Esto la preocupaba porque no quería tener tantos hijos y sabía que aunque había tendencias hereditarias, esto no era común. Así que fue al hospital de Mulago a consultar al Dr. Charles Kiggundu, ginecólogo. Según él, la razón del número de hijos se debe a un gen heredado de su padre.

“Su caso es la predisposición genética a la superovulación (liberación de múltiples óvulos en un ciclo), lo que aumenta significativamente la probabilidad de tener embarazos múltiples; siempre es genético”, dice el Dr. Charles Kiggundu.

Los médicos no pudieron detener su ovulación ya que tenía un conteo de óvulos muy alto y su vida habría estado en riesgo si lo hubieran hecho.

“Intenté usar el dispositivo intrauterino (DIU) pero me enfermé y vomité mucho, hasta el punto de casi morir. Entré en coma durante un mes”, dice Nabatanzi.

Nabatanzi tiene que luchar muy duro. Ha estado trabajando día y noche para alimentar a sus hijos, su esposo no la apoya y ha estado pidiendo ayuda financiera al gobierno. Se dice que los políticos del distrito habían podido recaudar fondos para Nabatanzi y se le proporcionó semillas de maíz para sembrar y ganar dinero.

Loading...